Literatura e Internet (I)

Hace unos días leíamos en Palabras Mas sobre los la literatura y los blogs. Me pareció un artículo incompleto que le faltaba mucho de conocimiento sobre lo que esta ocurriendo en la red. Todo eso me hizo recuerdo a un artículo escrito el año pasado originalmente para el Centro Simón I. Patiño y que ahora después de actualizar (hay que ver como cambia la cosa en un año) publico en Blogs Bolivia. Como el artículo es largo lo publicaremos en partes. Hoy les dejamos con la primera.


La literatura consiste en gran medida de sus lectores. La literatura se nace cuando podemos acceder a los libros y, para horror de los escritores, recorrer sus palabras, interpretarlas a nuestro antojo y finalmente ofrecerlas en sacrificio. Muchos escritores no aceptarán este maltrato y se negarán a dejar salir a sus hijos recién escritos. Pero sin lectores estos textos irán muriendo, desapareciendo, convirtiéndose en el cadáver de una posibilidad. Porque el libro tiene que morir en la lectura para poder vivir.

Sin asistir a ningún encuentro de escritores bolivianos se puede afirmar que aquí no se lee lo suficiente. También es casi seguro afirmar que una de las causas de este problema está dada por la falta de editoriales y de formas alternativas de publicación y de distribución. A este problema también se le añade un analfabetismo agudo, un desinterés por la literatura y un coste de producción importante que nos cuesta recuperar con las ventas. Si bien muchos de los problemas a los que se enfrenta la literatura nacional tienen que ser tratados con calma, desde instancias gubernamentales y con el apoyo de instituciones, profesorado e incluso medios de comunicación hay también otros problemas que tienen otros caminos para su resolución.

No quiero en este documento plantear la formula mágica, ni siquiera revelar un secreto al que nadie más tiene acceso; Sino repetir, quizás una vez más, sobre la necesidad de aprovechar el Internet como un camino para hacer conocer la literatura nacional. Actualmente el porcentaje de la población que tiene acceso a la red es muy bajo, pero poco a poco este número va aumentado (es importante ver la cantidad de cafés Internet que existen en la actualidad), y si en Bolivia el porcentaje es bajo, en el extranjero, entre bolivianos que viven en el exterior, el porcentaje sube claramente.

Una de las principales quejas que se tiene sobre la literatura nacional de parte de [*los lectores*] es lo difícil que es acceder a ella principalmente si se vive en otro país. Además ocurre, que desde afuera el interés en buscar obras nacionales que los acerque un poco a casa se acrecenta. Por otro lado, desde la visión de [*los editores*], aunque Internet no es un mercado masivo para el público boliviano, no por eso se lo tendría que obviar y negarlo como modo de distribución o publicación. En un último lugar, el de [*los escritores*], es cierto que de literatura no se puede vivir en Bolivia. Pero aquellos que a pesar de eso desean seguir escribiendo y les importa más que se los lea a que vendan numerosos ejemplares de sus obras, Internet como un sistema sencillo y barato de publicación, no tiene que ser negado.

A pesar de los beneficios (no necesariamente económicos) que puede significar Internet para la literatura nacional (tanto para lectores, para editores como para escritores). La presencia de la literatura nacional en la red es exigua y en muchas ocasiones hay que agradecer a proyectos de otros países que se interesan en nuestra literatura.

Ahora hagamos un breve recorrido por la literatura boliviana que en este momento es accesible en la red. Todas las páginas aquí nombradas están activas en el momento de escribir el artículo, y aunque probablemente existan más páginas referentes a este tema - el que no puedan ser fácilmente encontradas ya es un problema, porque en Internet si no se encuentra la página es como si no existiera ? de toda maneras es un buen ejemplo de la presencia de Bolivia en la red.

Continuará

4 comentarios:

dhalman dijo...

Recordando las palabras de Carlos Monsivais cuando vino de visita a Bolivia para la feria del libro, hoy en dia es dificil llamarse lector, la vastedad y variedad que propone la red te confronta ante el dilema de no saber por donde empezar o que hacer la variedad a la hora de elegir, en todo caso ¿se podra llamar lector al que se alimenta de esto que es en cierta manera un reciclaje a pedido de lo que queremos leer?, ¿la especie novedosa (por lo menos para nosotros) del ciberlector tiene ventaja sobre los demas que aun dejan las pestañas sobre las hojas de papel?, eso a nivel de literatura "reconocida", los blogs donde puedes escribir como le a ido a tu gato cazando ratones sin ningun arte ni parte o puedes hacer un ensayo sobre el alma, dentro de esta increible vastedad llegara a satisfacerte como lector, porque aquel que lee (aunque sea esto) busca satisfacer al menos su curiosidad, pero se encuentra ante un laberinto, es facil imaginarse a un Borges opinando sobre esta variedad y sus vericuetos.

Es cierto que la literatura va mas alla de los libros pero recordemos aquel cuento en el que se propone que cada vez se escriben mas y mas libros que se los deposita en los mares y al final no qudan mares ni oceanos ni lugar alguno donde meter tantos libros, parece que alguien soluciono el problema e hizo posible publicar en la red ,lo que quiere decir es que se hace trivial el acto de escribir , depositar algun tipo de sentimiento en las palabras va perdiendo el sentido, en ese caso la literatura es solo un medio cuyo fin es lograr conformar una comunidad de personas, para hacer amistades, ¿para escribir?, para satisfacer la necesidad de ser leido, para jactarse de haber llegado a unir unas cuantas palabras con algun sentido alguna vez.

Es posible(espero no acabar de creerlo) que sea este el futuro de la literatura, es decir que sea algo hecho por todos y por nadie a la vez.

el forastero dijo...

Es muy interesante lo que planteas, pero yo creo que hoy en día es cuando es muy simple ser lector, y además ser lector de cosas de calidad. Hay mucho de lo que escoger y mucha porquería, es cierto. Pero si alguna vez vas a una venta de libros en stock o de segunda mano vendrás que allí también hay mucha cosa y la mayor parte no vale la pena invertir tiempo para leerla. Hay que guiarse por los gustos, por la suerte, para navegar en este mar de contenidos y no perecer en el intento. Borges sabía bien eso, por eso él nunca dejó de leer, ni siquiera de ciego cuando seguía releyendo en su emoria los libros de su juventud.

Por el otro lado, para que escribir si hay tanto escrito. Lo mismo podría decir para que hablar si se habla tanto, para que vivir si hay tantas personas vivas. Quizás justamente por eso, escribir porque hay mucha gente escribiendo (y hoy más que nunca), escribir para comunicarte, para que te lean, para leerte tu mismo. Que importa la escucsa que uno se quiera buscar. Yo seguiré escribiendo quizás por eso y por muchas razones más, y, parafraseando a borges, si logro al menos un par de textos de los que esté orgulloso habrá valido la pena. Y no, el futuro es algo que hacemos todos, los que escribimos y los que leemos.

Beto Cáceres dijo...

Sonrío cuando leo que alguien quiere escribir. Es una labor tan inconmensurable que me hace desconfiar. Y es que no hay nada más cierto que lo que dice el forastero: "Hay que guiarse por los gustos, por la suerte".

Cuando uno escribe, ¿debería pensar si su literatura "conformará una comunidad"? ¿Pensar una literatura de todos y de nadie a la vez?

No, pues. No creo que se deba partir por eso, por lo menos partir. La literatura es originalidad, no cantidad.

Sólo si desconfias de la eternidad podrás darte el lujo de escribir.

organizadores dijo...

Qué bueno hallar tantos amantes de la literatura. Espero puedan venir al 3er foro de escritores bolivianos, visiten http://escritoresbolivianos.blogspot.com/

 
prueba1