El otro lado del a historia

No llega un mail del periodista cruceño Edgar A. Ibieta, que llegó a España a realizar una serie de reportajes sobre los inmigrantes boliviano en estes país.

por EDGAR A. IBIETA C

Grupos de aborígenes detrás de los arbustos mirando a los barbados que bajan de extraños aparatos portando "palos de fuego" montados en animales que echan fuego por las narices.

Actos bestiales en nombre de la cruz que es portada por otros hombres rapados y de vestimenta distinta, quienes a cada paso se arrodillan, besan la tierra y asustan con los crucifijos que no saben qué significan y que sólo sirve para dominar elevando su mirada al cielo como si esperaran que algo baje de él.

Saqueo indiscriminado de sus propiedades apropiándose incluso de su dignidad, esclavitud sin nombre, violencia que trasunta hasta las partes corporales íntimas con las violaciones a las indias sometidas al ultraje y al abuso. Honor que se pierde, hermandad que se rompe, nuevas razas aparecen de la simbiosis de unos y otros.
Y no sólo te esclavizan, te transmiten enfermedades que nunca las habías conocído y te enrarecen el ambiente, haciéndote presa fácil de dolencias que sus dioses habían llevado consigo. Así se forman aldeas, villorios en los que mandan los barbados, embaucadores y abusivos detentadores de lo ajeno obligando a los indígenas a servirles sus caprichos y entregarles sus riquezas que temporalmente entregan a su reina, para justificar el pillaje.

Pasan siglos y ahora esos aborígenes de comienzos de esta historia, bajan de otras naves conocidas por todos sin embargo, ante la mirada atónita de policías, agentes de aduana y migración que ya no están barbados ni sedientos, si no que con la riqueza saqueada se convirtieron en pueblos fuertes y ?adelantados? con la pobreza de los otros.

Vienen, sin embargo, hacer auditorias, a exigir lo que es de ellos, justifican su presencia en nombre de la justicia y la igualdad, exigiendo devolución de lo que les quitaron con lo que hicieron sus patrias ricas y fuertes, guerreando otros mundos para seguir acaparando tierras ajenas.

Aquí están ellos, sedientos de venganza, de igualdad, viviendo de lo que en el pasado se les arrebató y hoy quieren cobrar a la historia. Son muy pocos los que saben que no se hace tanto como se paga y ahora todo lo saqueado será devuelto legalmente es cierto y poco a poco pagado en cuotas personales a esos aborígenes que tomaron lo que es suyo y exigiendo se les devuelva.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

si edgar ve este mensaje, soy jorge estremadoiro email kicorico@hotmail.com
saludos

Jota-B dijo...

Es muy bueno saber que siempre estan actualizados...

Y la venganza es sólo para los débiles...

Qué se supone que tengo que hacer para que mi blog este en la lista, siempre lo estoy actualizando y eso... y tienen algunos que no lo están...

Todo en buenas ondas...

Paz y Amor

Claudia Candy Rodríguez Frías dijo...

hola como estas vistanos

Luis Bocangel dijo...

Me parece un articulo muy interesante, no se como pueden dar a conocer mi blog les doy la direccion para poder compartir ideas.

http://web.mac.com/lbocangel/iWeb/Site/Blog/Blog.html

Zoichi dijo...

Y nadie comenta en torno al artículo...

A mi me parece que es un error seguir insistiendo en este tipo de asuntos. ¿Hace cuánto que sucedió esto?, estamos ahora en el presente (o acaso podemos vivir lo que sucedió hace 500 años) y en vez de preocuparnos por arreglar al país y trabajar con lo que tenemos, lo primero en lo que se piensa es en "venganza" a modo de "justicia". No es justicia tampoco señores, porque no existe ningún ser humano que tenga el poder de decidir tal cosa (otro asunto es lo socialmente acordado como justo, y como todos saben, eso varía dependiendo del contexto). Nadie podrá devolverles a esas personas lo que tomaron, saquearon y violaron; y las razones son obvias.

 
prueba1