182 años no es nada

Bolivia fue dibujada en el mapa siguiendo ligeramente las fronteras de la audiencia de Charcas, cuyos límites habían sido impuestos como una forma de control por España de una forma bastante aleatoria. Fue fundada por españoles nacidos en este lado del atlántico, ya que estas tierras eran colonia española, que poco a poco se iban sintiendo alejados de tierras que nunca conocieron y más cercanos a aquellas que los vieron crecer de fronteras cambiables y muchas veces difusas. También ellos mismos empezaban a sentirse cada vez más lejos de España y aburridos de que las leyes llegaran desde allí, decidieron crear dentro esos límites un país que arrastró consigo a toda la gente que se encontraba dentro.

Así nos encontramos en un país al que pusieron el nombre del libertador como un soborno para que nos dejara existir, construyendo un gobierno sobre el anticuado de un imperio en decadencia, subiendo al mismo bote gente de todos los colores y lenguajes que sin planearlo ni ser consultados se descubrieron de golpe ciudadanos y que sus casas y pueblos pertenecían a un país.

A pesar de este comienzo poco esperanzador la gente que se encontró dentro de las nuevas fronteras pronto empezó a usar ese nombre como propio. Se pelearon guerras en su nombre y se hizo de esta tierra rodeada por fronteras imaginarias una nación.

Así nos encontramos muchos años después, en un país que no hemos pedido, que no tiene una historia de siglos y que cuando nació una gran parte de la población no lo pidió. Por esto mismo pertenecer a Bolivia siempre ha sido una decisión, y por lo que la definición de lo que es Bolivia se va construyendo permanentemente. No nacimos en un país para encontrárnoslo hecho con una historia ya fabricada sino que fue ir definiéndolo a medida que se lo construía. Por esto mismo las definiciones que cada uno tiene de él a veces son diferentes y contradictorias y todavía falta tiempo para construir un modelo que contente a todos.

182 años no son mucho para construir un país, pero es bueno poder decir que la gente es boliviana porque lo ha decidido y lucha para conseguir la Bolivia que desea, y aunque esto a veces traiga problemas, a veces sentirse parte del país es suficiente.

2 comentarios:

Don Juan de Sarco dijo...

En realidad nadie elige donde nacer así que es irreverente el punto de que muchos no eligieron pertenecer a Bolivia. La diferencia se hace cuando sientes que éste país se preocupa por tí y tu trabajas por él.

Saludos

Jorge "Yuyu" Guillen dijo...

Chequeen mi Blog:
http://soloparabolivianos.blogspot.com/

 
prueba1